Los Dilemas De Pablo

+
Quizás lo que a continuación voy a confesar, pueda sonar raro; poco profesional incluso, espero sepan disculparme si ese es el caso. Pero hoy, a la hora de sentarme a escribir este artículo, reconozco que por primera vez, todavía desconozco exactamente en donde reside la noticia de lo que me dispongo a encarar. Puede que en realidad lo haga en la  propia crisis del periodismo político, en la decadencia de la democracia incluso o puede que sin más, se trate de la repentina falta de inspiración del que ahora escribe estas líneas. Pero por encima de todo, he de admitir, que tras estas primeras frases,continuo siendo incapaz de comprender como la existencia de discrepancias internas o luchas de poder en el seno de un partido, pueden seguir resultando tan sorprendentes.No se trata de que no comprenda los ríos de tinta que se han vertido por las desavenencias públicas entre el líder de Podemos e Íñigo Errejón, no. Se trata de algo más profundo, más relacionado con el contexto y no con el foco inmediato, se trata de la aversión y el recelo que aún hoy nos produce cualquier tipo de pluralidad ideológica dentro de los diferentes tipos de organizaciones políticas en España. Una especie de reminiscencia franquista que hace que en nuestro país, todas las batallas intelectuales deban darse en las formaciones de puertas para fuera. En el mejor de los casos, con cuidadosos titulares de prensa estratégicamente filtrados.Después de todo, la nuestra siempre ha sido una sociedad de puñaladas por la espalda y juegos de tronos hasta que al fin, caiga el caudillo.Pretenden ciertos medios y determinadas  visiones de la vida política, hacernos ver en la confrontación de ideas de cara a la opinión pública, dentro de los propios partidos, algo perverso, que sin que nadie sepa muy bien como, puede llegar a socavar nuestra democracia. Como si la pluralidad la enfermase.No hace falta ser el más hábil de los periodistas, para percatarse de que en el seno de la formación morada, existen diferentes sensibilidades y como consecuencia de ello, han surgido serias discrepancias internas cuyo desenlace podemos simplificar a grandes rasgos en dos bandos: un ala moderada que busca encandilar a sectores de la población que no se identifican tanto con la izquierda tradicional o errejonistas, y un ala más radical o tradicional dentro de la izquierda, que busca hacer de podemos un partido no tan alejado del concepto de clase y  el socialismo que se sintetiza en el líder de la formación, Pablo Iglesias. Podríamos, a partir de estos datos, analizar profundamente las diferentes batallas que de esta lucha han surgido en Podemos y con ello obtendríamos sin duda una amplia visión de un partido joven, un partido curtido en ya muchas batallas y con no poca responsabilidad. Pero que sin duda, todavía se mantiene en continua formación y reelaboración. Un partido que como han mostrado sus numerosos bandazos programáticos, mantiene las dudas entre moverse en la órbita izquierda / derecha, arriba / abajo o nueva y vieja política. Por lo que he de suponer, que lo que debiera sonar verdaderamente extraño, llegado el caso, sería que no existiesen discrepancias en su seno.Nunca han ocultado desde Podemos el continuo intercambio de pareceres en su formación, por tanto a poco que uno conozca no solo la naturaleza política, sino ya en si la naturaleza humana. Podrá dilucidar que entre dos visiones enfrentadas en el seno de una organización, siempre terminarán surgiendo luchas internas por el acceso al poder. Solo me cabe entonces concluir, que lo novedoso parece residir en que sean los propios dirigentes y a través de medios abiertos a la opinión pública, los que se encarguen de aclarar sus posturas.Parece reinar en nuestro país desde hace ya demasiado tiempo, un extraño interés por hacer de la verdadera política algo extraño y de las más insospechables prácticas, política.Hablar de lo peligroso o de lo irresponsable que resulta para una formación el debate intelectual resulta poco menos estúpido que desacreditar a la propia democracia por su diversidad de propuestas. Después de todo, en sus amistades, en su trabajo o en el hogar, permítanme un consejo: desconfíen siempre de una única voz.

Locations

Sources

0 comments

 or create an account to join the discussion on Jurnid

More stories by Daniel P.